Las Mondas- Un Rito de Talavera

Las Mondas están consideradas como una de las fiestas más antiguas de nuestro país, su origen relacionado con cultos agrícolas y ganaderos se pierde en los tiempos, aunque fue durante la época romana cuando se perfiló la estructura de la fiesta tal y como ha llegado a nuestros días.

 untitled

 Grupos de mujeres vestidas de blanco se acercaban al templo de Ceres, situado en el lugar dónde hoy se encuentra la Basílica de Nuestra Señora del Prado, portando ofrendas de trigo y cestos de fruta, estos grandes cestos recibían el nombre de “Munda Cereris” que con el tiempo ha derivado en la palabra Monda.

Con la conversión al cristianismo en el siglo V de la población el lugar de la Diosa de la Agricultura lo ocupó la Virgen del Prado , manteniendo los visigodos las ofrendas y la festividad que con mayor o menor esplendor no han dejado de celebrarse.

Todo este bagaje histórico le ha valido la declaración como “Fiestas de Interés Turístico Nacional” que ha recibido,  asegurando así la permanencia de una fiesta tan arraigada en el alma de los talabricenses y comarcanos.

 

 Las fiestas en honor a la Diosa Ceres se celebraban el 19 de Abril, pero con la cristianización del rito se estableció su celebración en los días siguientes a la Pascua de Resurrección, hasta tal punto que la inventiva popular acuño el refrán de que “en Talavera no hay Dios, ni Rey ni Semana Santa” , no hay Dios porque la ciudad venera a su Virgen del Prado, no hay Rey pues como indica su nombre pertenece a la Reina y no hay Semana Santa puesto que durante esa semana los talaveranos están inmersos en la preparación de las Mondas.

 A las mondas acudían tradicionalmente aparte de los talaveranos gentes de todas “las tierras de Talavera” a pedir primero a Ceres y luego a la Virgen del Prado por sus cosechas sacrificando animales y haciendo sus ofrendas, el numero de pueblos que asistían ha variado mucho a lo largo del tiempo, hubo años en los que la fiesta decayó tanto que el cortejo apenas estaba formado por un puñado de pueblos, los que nunca dejaron de hacer su ofrenda a la Virgen son Segurilla, Mejorada, Pepino y sobretodo Gamonal con su tradicional carrito tirado por carneros y engalanado con diversas hierbas aromáticas que desde hace siglos cierra el cortejo. 

En la actualidad son cientos de pueblos los participantes, incluyendo a parte de todos los de la comarca, asociaciones de vecinos, grupos folklóricos de otras regiones e incluso de otros países con sus trajes típicos que dan color y vistosidad a las fiestas.

 untitled-2

En época romana la ofrenda consistía en cereales, panes y frutos de la tierra, desde la edad media la ofrenda que porta cada pueblo presidiendo su comitiva consistía en mondas de cera decoradas que una vez ofrecida a la Virgen surtía de luz a las parroquias y hospitales de la ciudad, las ofrendas que han llegado a nuestros días van desde panes y dulces, cestas y centros florales las mondas de Segurilla y Mejorada fabricadas de madera, un cirio ofrecido por el pueblo de Pepino, una torre de madera portada en andas ofrecida por la ciudad de Talavera y el carrito de Gamonal.

 untitled-3