Los Caminos de Paredes-II

Es posible que este camino  sea uno de los más antiguos que partían  desde el arco de San Miguel en Escalona hasta Paredes, pero su recorrido no se puede precisar hasta que se fundó el convento de las Concepcionistas en 1541, ya que  hasta esas fechas era todo campo y es posible que ese camino hacia Paredes solamente existiera como  un camino menos importante, ya que lo que luego fuera el Camino Real podría tener otros recorridos desde Escalona, como es el llamado Carril del Infante, más cercano al camino de Las Berreras o al Camino de Madrid.
Tomando como referencia el hecho de la reforma, a del castillo por el infante Don Manuel, se puede suponer que al abrir los arcos y puertas que rodeaban las murallas de Escalona se acogiera a la ley de su hermano el rey Alfonso el Sabio para repoblar los lugares cercanos, entre los que estaría Paredes. Un Paredes pequeño, con algunas familias llegadas de la sierra de Ávila, otras llegadas del otro lado del Duero tras la reconquista de Escalona y alrededores.
Si bien es verdad que por aquellos siglos existía otra ruta desde Ávila a Toledo, por Cadalso y lo que habría sido la calzada tardorromana, pasando por Piedraescrita (Cenicientos) el puente del Arroyo Tabalón (Almorox) hasta Escalona. Tal vez por esa ruta llegaron los ganaderos de las Curusinas, ya que este poblado estaría en el entorno cercano de Piedraescrita.


Sin embargo, sería con la llegada de Don Alvaro de Luna cuando fue oficial este Camino Real que cruzó el Puerto de Paredes (e-San Juan del Puerto) para continuar por  Cadalso, y seguir hasta Ávila.
Después del Condestable, las rutas de los caminos apenas variaron en el siglo XV, al parecer los únicos cambios que se hicieron fueron las mejoras en los cauces de ríos y arroyos, construyendo o reparando puentes.

Es en el siglo XVI cuando se editan los repertorios de caminos de P.J. Villuga y A. de Meneses, donde se describen los caminos reales que atraviesan la jurisdición de Escalona, en los que ya está incluido Paredes.

Ávila-Torrijos (18 leguas)

Medina del campo-Toledo (33 leguas)

Valladolid-Toledo (39 leguas)

León-Sevilla (133 leguas)

 Santiago-Alicante (178 leguas)

Los cinco itinerarios citados entraban en el territorio por la venta de los Toros de Guisando y transitaban por Cadalso, Paredes de Escalona y Escalona, saliendo por Maqueda.

De ahí que en el mapa de Villuga editado en 1546 ya figura Paredes de Escalona.